Caracolas en las Nubes

Para un Universo Azul


Esto no es un blog de cuentos pero podría parecerse.

Y, contar, cuenta.


20 de julio de 2018

Palimpsesto

Vocablo procedente de griego antiguo "παλίμψηστον", que significa "grabado nuevamente": La palabra está formada por "pali", que en griego significa «nuevo», y "psao", «raspar» o «frotar», y hace referencia al manuscrito que todavía conserva huellas de otra escritura anterior en la misma superficie, pero borrada expresamente para dar lugar a la que ahora existe.

El más conocido es el Palimpsesto de Arquímedes (Παλίμψηστο του Αρχιμήδη).
Se trata de un libro que fue escrito en el siglo XIII por un escribano llamado Juan Myronas y que en lugar de usar pergaminos nuevos empleó las páginas de cinco libros para escribir oraciones y bendiciones sobre ellos, previo raspado y borrado de los antiguos textos.

Los primeros palimpsestos eran trabajados mediante técnica muy simple, usada, sobre todo, a partir del siglo VI como consecuencia de la dificultad de lograr, en un principio, papiro egipcio y, posteriormente, como unos cinco siglos, por la carencia y alto coste tanto en el precio como en la preparación para el uso del pergamino. El papel todavía no era conocido ya que no llegó a Europa hasta que los árabes lo introdujeron en España allá por el siglo XI.

La vitela sobre la que se reescribía era raspada con piedra pómez y, obviamente, quedaban restos aunque fueran poco visibles. En tiempos posteriores, ya se utilizaron otras técnicas más eficaces como tintura de agallas que se aplicaban con pincel o tintura de Giobert (sulfidrato de amoníaco). Actualmente, se pueden tratar mediante aplicación de diferentes luces, de modo que siempre puede verse lo que había escrito sin dañar el material.

El problema de aquellas primeras aplicaciones no era tanto la técnica como las pocas artes que tenían quienes la utilizaban y cómo gestionaban los documentos. Su forma de reciclar era muy dañina pues no solo raspaban, sino que tambén recortaban, unían "las hojas" como bien les venía y reconstruir esos textos reciclados resulta, en ocasiones, muy complejo o imposible.

Es un término que se aplica a otros campos como la arqueología, la antropología la geología.

Otro de los palimpsestos más conocido contenía las Instituciones de Gayo, en la Antigua Roma, cuyas vitelas estaban toscamente rapadas para reescribir las obras de san Jerónimo. Fue descubierto en 1816 por el historiador Barthold Georg Niebuhr.

Hace apenas un par de meses, salió a la luz el llamado palimpsesto de Sana'a: Uno de los más antiguos manuscritos coránicos conocidos. Se ha convertido en único gracias al buen ojo de una experta francesa, la Dra. Eléonore Cellard, quien observó un texto apenas visible bajo de una copia del siglo VIII de las Sagradas Escrituras del Corán. Un texto de escritura árabe sobre escritura copta. Lo curioso de la historia es que lo descubrió mientra miraba un catálogo de subastas de la casa Christie’s.

Fragmento del raro manuscrito vendido por Christie’s. (Christie’s)
 Fragmento del palimpsesto de Sana'a

11 de julio de 2018

La imaginación.
Ese enorme mapa de señales vivas donde ninguna permanece demasiado tiempo en el mismo lugar.
Cada vez que lo miras descubres algo nuevo que te lleva 
a insólitos e insospechados tesoros.

Ilustración de Alain Donnat

El reto para todos nosotros es 
tener el corazón de un poeta  y la piel de un elefante. 
Mira Nair

24 de abril de 2018

Truismo

Es una palabra de origen inglés "truism", compuesta por "true", verdad, e "ism", mismo, que no un anglicismo, y recogida por la RAE .
Hace referencia a aquello que es verdad en sí mismo, obvio y evidente, notoria y de sobras conocido. Vendría a ser lo mismo que perogrullada solo que decir "truismo" queda como más serio y contundente, más formal.

Y nada tiene que ver con altruismo, evidentemente.

Lovely Girl With Striped Socks - Ana CBStudio


3 de marzo de 2018

Agibílibus

Este vocabulario en su etimología tiene como base “agibĭlis” que en latín quiere decir ingenioso y diestro, proveniente de “agĕre”, hacer o procurar. 
Podríamos decir que viene a ser aquella persona que es hábil, ágil o espabilada, incluso pícara o burlesca, para desenvolverse en la vida a la propia conveniencia. 
Tampoco estaría mal si lo escribiésemos agílibus. Y su plural es la misma palabra.

La verdad es que ni es fácil de recordar ni de aplicar :-)

"Cuando era joven", Bob Doucette