21 de septiembre de 2016

Hanaysa, la dragona sabia


Se había criado entre los dragones rojos del sur, poseedores de una sin par magia ancestral dada solo cada once generaciones, y custodios, por encima de todo, del saber de los libros mágicos, de los libros ocultos y de los libros prohibidos.
Solo unos pocos de ellos tenían el don de poder leerlos, de poder interpretarlos y de poder transcribirlos; y, a veces los augurios no se cumplían pues, a la hora de la verdad, eran los libros y la luna los que decidían.


DeviantArt

La tradición decía que debía darse una serie de factores a modo de una profecía: Estos dragones especiales debían ser fruto de una madre primeriza, crecer en un huevo azul que eclosionara en luna llena o a lo sumo en cuarto creciente pues la influencia de la luna era primordial ya desde el primer momento, al ser ella quien marcaba en el nido si serían hembras o machos... Y solo podían ser hembras para que se cumpliera todo. Así era, entonces, que el nacimiento solo fuera el primer paso... mas había que esperar...
Aquellos días llenos de incertidumbre se aprovechaban para preparar los Actos de Sanción, rituales atávicos desde el principio de los tiempos, hasta que llegaba la decimotercera noche.


Así, al amparo de la Gran Noche, las recién nacidas que satisfacían los requisitos previos eran presentadas ante los Grandes Sabios en el Templo de los Libros Sacros. Era un momento muy especial, pues en ese trance se sabía quiénes realmente eran poseedoras de ese gran don y recibirían el nombre por el cual se las respetaría como Interpretadoras. Para ello debían permanecer ante el Gran Libro que "todo lo sabe y todo lo ve", que está vivo y va cambiando los textos de sus páginas como pruebas claras del destino del Hombre y de los Dragones. Él haría el Acto de Fe.

De las cuatro candidatas, esa noche solo emergió el nombre de una de ellas. Un nombre que la haría pasar a formar parte del ancestral mundo de las Dragonas del Saber. Un nombre inscrito en el Gran Libro, con el cual iba a ser reconocida desde ese trascendente momento: Hanaysa, "la que tiene buen corazón y guía por el buen camino pues su sabiduría es grande".

Ilustración extraída de la red

4 comentarios:

  1. Con dragonas así, uno puede estar más tranquilo. Precioso cuento.

    ResponderEliminar
  2. Esta historia promete :) ¡Esperaremos la continuación de la historia de Hanaysa.

    ResponderEliminar
  3. Desde el inicio ya exhala una nube de magia, y así es todo su recorrido.
    Una historia con todos los ingredientes que tiene lo milenario y lo mágico.
    Es precioso, Mag.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. El nacimiento de una líder, con todo esa mística que ha de tener un acontecimiento de tal magnitud. Bonito relato con mucha fantasía.

    Beso dulce.

    ResponderEliminar

Quien escribe en el alma de un niño escribe para siempre.
-Antoine de Saint-Exupéry-
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.