Caracolas en las Nubes

Para un Universo Azul


Habitan aquí los nocuentos y las deshistorias pero bien podrían ser cuentos e historias porque contar, cuentan

Cuando Qamar susurra y se enreda.

Te escribo a ti con agradecimiento ya que has llegado hasta aquí y tu niño o niña interior ha dado un brinco y sonreído, y ha abierto sus alas de verdad descubriendo la sabiduría de su corazón.
Mi yo niña se siente contenta. Y, desde estas letras, te dibujo una caracola a la que puedes subir con toda la ilusión del mundo y viajar por este Universo Azul curioso y onírico, lleno de fantasía y realidad.
Bienvenido, bienvenida a bordo. Disfruta del viaje porque, ya sabes, que soñar es volar.
ɱâğ
[ɱâğade Qaɱar]

11 de mayo de 2020

Salvador Dalí

"La única diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco".

Ilustración de Tatiana Onegina

Salvador Dalí
Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech
11 de mayo de 1904
23 de enero de 1989

Tal día como el de hoy, este artista y personaje, hubiera cumplido 116 años. Raro en sí mismo, mediático como pocos. Uno de los maestros del surrealismo con influencias del Dadaismo y el Alto Renacimiento aunque jamás renegó del Realismo.

Intenso, impactante y onírico que traspasó su personalidad de forma clara a sus obras, creando un mundo totalmente personal, genuino y reconocible entre cualquiera. Ecléctico, sin duda alguna pero supo hacer suyas todas la invocaciones ajenas tales como Giorgio de Chirico, Arnold Böcklin, Pablo Picasso, Joan Miró, Yves Tanguy, Max Ernst o Jean-François Millet entre otros.
Amigo de grandes como Federico García Lorca o Pepín Bello y Pablo Picasso o André Breton a quienes conocerá en París.

Narcisista, megalómano, excéntrico, excesivo y, sobre todo, polifácetico en su creación. Se veía como un hombre del Renacimiento capaz de inventar, imaginar, pintar, esculpir y supervisar a artesanos, como hicieron los grandes artistas del pasado.

"Tengo un pensamiento daliniano: 
Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de la exageración".

Dibujo a lápiz de Javier Gella

Había en él una parte de verdad y otra de pura imaginación... o tal vez no.
Amaba lo dorado. En sus palabras, el oro es "celebración del alma, un signo de pureza". Le apasionaba el lujo y, además, sentía un profundo amor por lo oriental en base a unas autoproclamadas raíces árabes. Esto último, ¿qué tiene de raro si la mayoría de nosotros tampoco deberíamos renegar de nuestra sangre mora? Ocho siglos de dominación musulmana deben dar para algo.

No hay que descuidar su etapa místico-nuclear, a finales de los años 40, donde fusiona lo religioso con los avances científicos del momento, sobre todo relativo a la fusión y fisión nucleares. En las obras de este período se puede observar la influencia que tuvo el lanzamiento de la bomba atómica y sus efectos.

Los elefantes / 1948 

Algo anecdótico en su vida, como tampoco era algo extraordinario, fue haber sido bautizado como Salvador Galo Anselmo, el mismo nombre que su hermano fallecido 9 meses antes. Eso le hizo pensar que era una copia de este, lo que derivó en una crisis personal. Más aún cuando fueron sus propios padres quienes, con cinco años, ante la tumba del hermano, le dijeron que era su reencarnación.
El tema de la elección de los nombres es cosa fina aunque he de deciros que en la clase burguesa catalana de la época (y hoy en día) lo normal era tener más de tres nombres.

No se queda solo en la pintura pues se mete en todo o que le produce curiosidad y no duda en colaborar con amigos como Luis Buñuel. Escribe libros y en ellos fija las bases de su método paranoico-crítico. Diseña joyas, cuberterías, ilustra libros de cocina, decora teatros y escribe obras de teatro. Hace incursión en el cine de la mano de Hitchcock, 1945, realizando las escenas oníricas de Spellbound (Recuerda). Durante esa etapa en Estados Unidos se hace también editor.
Conferenciante. Articulista.
Y se embarca en tantas cosas y todas para bien. Todas envueltas en su peculiar personalidad y manera de proyectar.
El hombre de los relojes y de los cajones. De mariposas y frutas.
  
"La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas".

Flor de  mariposa / 1969

En 1929 conoce a Gala y ya no se separarán jamás, casándose en 1958.

Mi esposa desnuda / 1945


Si os apasiona o produce curiosidad este personaje, podéis mirar más aquí.

La desintegración de la persistencia de la memoria  /  1954

El Cristo de San Juan de la Cruz / 1951

8 comentarios:

  1. Precisamente hace un par de semanas vi una película de cuando llegó a Madrid y coincidió con Federico García Lorca y Luis Buñuel. "Sin Límites" nos acercó a este grande así como tú lo acabas de hacer. Gracias por tan bonita entrada, Mag. 116 años... lo que hubiera seguido dando de estar vivo.

    Milb besitos con mucho cariño y muy feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido el no va más. Una revolución en todos los sentidos.
      Gracias por tus palabras, Auro.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Cuando se habla de pintura, de cualquier estilo o época, Dalí está presente, como buen artista tenía una mente inquieta, tanto que era tildado de loco, y así mismo un artista no está ajeno a una vida al menos particular como la tuvo, como aquello que cuentas de su hermano fallecido. Una muy buena reseña del gran Dalí, si hasta canciones le dedicaron.

    Beso dulce y dulce semana Mi Estimada Magda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grandes artistas siempre tienen un halo excéntrico que no siempre sale a la luz. Picasso y sus cosas por ejemplo. O grandes escritores, o científicos. Supongo que tiene que ver con la genialidad.
      Sí, Dalí da mucho juego, esa es la verdad.
      Un beso, Mi Estimado Dulce.

      Eliminar
  3. A pesar de que no es una pintura que me encante, reconozco al genio que fue. Es impresionante!
    Cuando fui a su casa-museo de Figueras, fue impactante!
    Una maravilla de verdad.
    Gracias por toda la info!
    Muy interesante todo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no es fácil su pintura surrealista pero cuando roza el realismo es mágico también. Y curiosa su colección de joyas o eso de la cubertería de oro. Ponerla en la mesa sería todo un espectáculo pero no veas el impacto.
      Gracias a ti por leerme.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Adoro Dalí... me gusta su obra y el “personaje” que era, creo que te pueden provocar mil sensaciones pero nunca indiferencia. Cuando fui a ver su documental, me pareció corto, quería más... visitar su “lugar” es una de mis deudas pendientes.

    Besisssssssssssssssssssssssssssss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un loco apasionante. Espero que un día podamos visitar juntas ese lugar. También lo tengo pendiente :-)
      Indiferencia no provoca, eso desde luego.
      Un beso muy grande.

      Eliminar

Escribir desde el alma del niño que habita dentro nuestro, es abrir las alas del adulto que somos.
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.