Caracolas en las Nubes

10 de mayo de 2016

Dysadia

Una palabra muy bonita y que usamos muy poco o nada.
Además, quién más o quién menos, la sufre si no a diario, muchísimas veces.
Algun@s podrían catalogarla de enfermedad crónica.

¿Qué es?

Ese estado en el que nos encontramos cuando por la mañana no hay forma de levantarse de la cama. Y por más que nos empeñamos, no hay forma de saltar de ella.


Zumbaba y revoloteaba la polilla.
Vuelta y vuelta y revuelta.
Y ella, la niña, con dysadia, la contemplaba sin rasmia.

Ilustración de Nicoletta Ceccoli

6 comentarios:

  1. Una palabra que yo sufro todas las mañanas sin excepción... Sí que es bonita, Mag.
    Me encantan las ilustraciones que usas... Yo poseo varios cuentos ilustrados por Lancombe y Nicoletta... Son tesoros muy preciados.
    Disfruto con cada una de tus entradas... Es volver a la niñez... Transmites esa magia, preciosa.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me aparecen siempre sus ilustraciones aunque tengo en mi lista un montón.
      He de recordar el nombre de un ilustrador que dibuja como muñecas a las que no pinta rostro pero no hace falta por la expresión del resto de su cuerpo. Y no sé si el hombre es oriental o italiano pero soy incapaz de recordar su nombre.

      Un beso enorme y mil gracias.

      Eliminar
  2. Yo también padezco de eso :D y también me encantan ese tipo de ilustraciones.

    Beso dulce para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos dos aunque últimamente creo que el problema es de mi cama :-)
      Besos enormes.

      Eliminar
  3. Bonito!
    Pero no sé que significa rasmia, lo buscaré. Besosss..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rasmia es rapidez para hacer algo, energía, decisión, vitalidad... a la hora de emprender alguna acción.
      ¡Va, chavales, algo más de rasmia!
      ¡Tienes menos rasmia que un conejo dormido!

      Besis.

      Eliminar

Quien escribe en el alma de un niño escribe para siempre.
-Antoine de Saint-Exupéry-
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.