12 de julio de 2016

Recordar

Del latín “recordare” conformado por el prefijo “re-” que viene a ser “de nuevo, otra vez” y “cordare” que proviene de “cordis”, es decir,“corazón”; emparentado con el griego καρδία “kardía”.
Etimológicamente quiere decir "volver a pasar por el corazón". 

Recordar significa que todas las sensaciones, sentimientos y pensamientos que tuvimos en su día vuelven a nosotros pasando por el corazón. Esto es debido a que antaño se le atribuía al corazón la cuna de la memoria. Por ello, los recuerdos son únicos y personales. No hay más impronta que la personal.

Recordar es fácil para quien tiene memoria, 
olvidar es difícil para quien tiene corazón.
~Gabriel García Márquez~

"Escucha", ilustración de Catrin Welz-Stein


4 comentarios:

  1. Qué seríamos sin ese poder recordar? nada realmente.

    Beso dulce y feliz despertar para ti.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso que los recuerdos vuelvan a pasar por el corazón y no por la mente.

    ResponderEliminar
  3. No podía ser de otra manera... Por eso se dilata en algunos recuerdos y en otros se contrae hasta el punto de sentir la punzada. Qué bonita tu entrada, Mag.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Y pensamos que hay palabras que parecen nada y lo son todo.
    Para mí la de hoy ya es especial.

    Besitos y mil gracias.

    ResponderEliminar

Quien escribe en el alma de un niño escribe para siempre.
-Antoine de Saint-Exupéry-
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.