14 de noviembre de 2022

El bordador de estrellas

El tejedor de mapas punteaba con exquisito detalle el enorme tapiz. Los ríos se habían vuelto grises y apagados, las ciudades parecían perderse en el recuerdo y los caminos que las unían se habían borrado bajo el paso del tiempo. Ni siquiera los bosques parecían verdes, estaban escarpados y silenciosos. Pero sabía que, inspirado por el incienso de mil trompetas de ángel y la magia de las finísimas agujas en sus manos, daría luz a aquellos fantasmas, bordando estrellas de amatista en un cielo que solo verían aquellos que creyeran en los sueños.

(93 palabras)

El bordador de estrellas / ©ɱağ / IA


Amatista
"Escribir Jugando"
 
es un reto mensual de escritura creativa. Lo organiza la escritora Lidia Castro Navas desde su blog y consiste en microrrelatos o poesías con límite de 100 palabras inspirándonos en una carta propuesta y el dado que la acompaña.


Reto opcional:  Que aparezca algo relacionado con la planta floripondio o trompeta de ángel. 

31 de octubre de 2022

Pinceladas oscuras V

Su mirada vacía me atravesó. Me sobrecogí. En mi mano, sobre mis venas, latía la marca del Infinito y un enraizado de signos fluía hacia mi pecho. Su grito ahogó la noche. Quería mi secreto. Jamás lo tendría ni aún removiendo los infiernos de donde venía.

Letrarium: Tierra de escritores
18 de julio de 2022

Ilustración de Angelina Wrona

Un grito callado envuelve a la noche. Mecida entre las aguas mansas, en medio de ese funesto canto, la sirena del pantano sonríe ante el carnaval de sangre invocado por la inerte mirada del no latiente cuyas suplicas se acallaron bajo sus lágrimas.

Letrarium: Tierra de escritores
31 de julio de 2022

Arte de Antón Semenov

Un resplandor irrumpió entre los silentes y la silueta del Fantasma Guardián se abrió paso entre sus nidos de flores marchitas. Su levitado paso avanzaba hacia los arcos que el tiempo había ajado... Ahí, en medio de lo que parecía la nada, el callado eco su amor seguía latiendo por la eternidad, la misma que él había prometido guardar.

Letrarium: Tierra de escritores
12 de septiembre de 2022

La Reina se transfigura bajo las evocaciones a los muertos, los que saben de lo eterno, y de su magia regresan las almas de los que yacieron sin sangre

Letrarium: Tierra de escritores
19 de septiembre de 2022

Viejo Kull / Antón Semenov

Las sombras encumbran este universo de almas tristes. Solo él, nacido del mismo equinoccio de otoño, cetro en mano, las invocará. Y ellas, prendidas en su soberbia, caerán a sus pies sin más esbozo que la luz que las olvidará.
Letrarium: Tierra de escritores
25 de septiembre de 2022





Las imágenes aquí presentadas no son las correspondientes a los retos ya que aquellas no se ajustan a la línea de las Caracolas.

20 de octubre de 2022

Catafalco

Se acerca Todos los Santos así que lo mío de hoy va de muertos. De muerto sin cuerpo presente. Curioso, ¿verdad? Hoy elijo una palabra de esas que pareciera tuvieras que empinarte para pronunciarla porque a mitad de ella es como si hubiera un escalón invisible. 

Me refiero a Ca-ta-fal-co, una estructura que representa un sepulcro aunque no tiene por qué contener ataúd y difunto. En resumen, una tumba falsa que es lo que, etimológicamente, significa. Aunque tiene origen en el mundo romano, procede del griego —κατά (katá), "junto a"— incluso, aparentemente, etrusco; pasando por el latín vulgar catafalicum. Si a κατά añadimos fala, "andamio", ya tenemos el término aunque, así de pronto, con esto no nos hacemos mucho a la idea pero si un andamio es algo que está elevado... igual nos vamos acercando. 
No es otra cosa que el aparataje que sostiene el féretro o el propio cadáver para exponerlo de forma sobria y/o portarlos hasta el lugar del sepelio o ceremonia conmemorativa.
Tan solo representa el cuerpo —o la vida—de un finado pero tiene un intenso simbolismo.

También los podéis ver en las iglesias y catedrales para que repose el cuerpo de los Cristos yacientes, vírgenes o santos. Por Todos los Santos suelen sacarse a la luz y exhibirse al público en general. —El de la catedral de Segovia es impresionante.

Uno de los catafalcos más importantes de la Historia es el de Miguel Ángel, que fue esculpido por sus discípulos y colocado en la Santa Croce de Florencia donde también está enterrado. Y el más utilizado —36 veces—, el de Abraham Lincoln, construido aprisa y corriendo con cuatro tablas de pino y un puñado de clavos. Se guarda en el Capitolio dentro de una urna. Lo único que se ha cambiado es la tela. Más presente podemos tener el de la reina Isabel II de Inglaterra que iba cubierto con el estandarte real y la corona encima. En este caso sí que se supone que había cuerpo y féretro.

Catafalco de Pio IX en la Capilla Sixtina / 1878

Podemos irnos a los túmulos funerarios —es sinónimo aunque se parecen lo mismo que un elefante y una hormiga—: Esas elevaciones en la tierra, de piedras y arena, que cubrían la sepultura. En algunos pueblos antiguos y no tanto, —¿habéis visto los cementerios musulmanes?—iban directamente sobre el cuerpo. Podían ser pequeños o bien, enormes, logrando convertirse en colinas artificiales que albergaban cámaras funerarias donde se enterraban los cuerpos con objetos personales. También se construían para animales como culto a la Naturaleza, a la diosa madre.. Hoy en día se conservan muchos y constituyen verdaderas joyas arqueológicas.

Newgrange forma parte del conjunto de túmulos funerarios de Brú na Bóinne (Irlanda) que incluye más de 90 monumentos neolíticos, construidos  sobre el año 3.200 a.C, es decir, antes que las Pirámides de Egipto y que Stonehenge.


Grabado de un catafalco / Giuseppe Galli Bibiena (1696–1757)

No debemos confundirlo con el castrum doloris —castillo de dolor— que es la estructura y toda la decoración que acompaña al catafalco para resaltar la importancia o relevancia del finado y en la que destacaban elaborados relieves, esculturas, cirios y candelabros, incensarios y símbolos cristianos así como otros fúnebres, tal que esqueletos, y también elementos que aludieran a las virtudes del fallecido como escudos de armas o epitafios. En algunas ocasiones se cubría con un dosel y se recubría con telas y cortinajes de colores de luto: negro, violeta y plateado o bien, con aquellos vinculados al cargo del difunto. Por ejemplo, el pontificio, el rojo para los Papas. Lo curioso de todo ello es que podían colocarse en diferentes lugares del territorio para honrar así al difunto. 
Si os dais cuenta tiene cierta reminiscencia pagana.

Podría decirse que es la mejor manifestación del arte efímero. Hoy sería eso que se denomina arquitectura efímera, es decir, que dura el tiempo necesario para el hecho en cuestión pero que tienen un realismo embriagador. Se utilizaba antes, durante o tras la celebración de las exequias solemnes de alguien relevante para dar honor a su posición, generalmente reyes y familiares, papas y grandes dignatarios. Su suntuosidad no estaba al alcance del simple mortal. No permanecía en pie más de unas pocas semanas, de ahí que se tratara de una estructura ligera y maleable, de materiales baratos como la madera, el yeso o la cera —¿baratos?— y reutilizables para posteriores acontecimientos, incluso nada que ver con los religiosos o luctuosos.

Catafalco (parte central inferior) y castrum doloris
en honor al duque de Brunswick-Luneburgo 
Celle / 1705

Aunque las primeras construcciones ya datan de la Antigüedad, no fue hasta la Italia del s. XV cuando se recuperó la costumbre aunque realmente obtuvieron relevancia, y elevadas a la categoría de arte en la época barroca, s. XVII. Su construcción se alargo hasta entrado el s. XIX. 
En España todo empezó en 1558, con el funeral del emperador Carlos I de España y V de Alemania cuya momia ha  tenido más aventuras que él en vida.

17 de octubre de 2022

Nosotras, Escritoras

Como sabéis, cada  15 de octubre se conmemora el aniversario del nacimiento de santa Teresa de Jesús, patrona de los escritores españoles, pero no es hasta el lunes más cercano a esta fecha cuando se celebra el Día de las escritoras. En años anteriores, he escrito sobre su origen y curiosidades así que en esta ocasión pasaré a otra cosa.

Este año me han llegado libros publicados por algunas de las personas que nos seguimos. No cabe duda de que es un halago poder contar con ellos entre mis manos, leer las dedicatorias y emocionarme al ver que sus sueños se cumplen con el esfuerzo y la ilusión por bandera. Del mismo modo que me alegra ver el fruto de otros, ver que sus proyectos literarios echan raíces. Los demás, de momento, nos conformamos con participar en algún concurso, incentivar la escritura por medio de dinámicas y seguir creando contenido en nuestros correspondientes blogs. Sea como sea, eso nos convierte en escritores y escritoras sin duda alguna.

Parimos letras. Latimos y emocionamos. Nos entregamos a la pluma sin reservas e, incluso, sufrimos cuando los versos se cruzan y los poemas se dilatan. O cuando las historias se agrietan y los finales no se cierran al igual que los principios no quieren florecer. Cuando las páginas en blanco son una especie de estigma que nos sangra pero disfrutamos de lo que hacemos y provocamos, de lo que transmitimos y nos guardamos para esa pluma que nos hace volar. Así somos las Escritoras. Así nos vamos haciendo.

¡¡¡Va por nosotras, Escritoras!!!

Mujer escritora/ Imagen fondo creada con Dream W / ©ɱağ
Si deseáis, será un placer que lo toméis como un regalo.

Y grita mi pensamiento en las alas de un silencio hasta que, sin aliento, duerme eterno sobre la albina página de la memoria. 
©ɱağ

Mujer escritora / Imagen creada con Dream W /  ©ɱağ



↓↓↓ Notas de interés a pie de página ↓↓↓

De mis viajes en caracola...