Caracolas en las Nubes

20 de febrero de 2017

Chácharas qamaratunas a la luz de la luna

Ratón salió a pasear aquella noche y, caminando, llegó a su árbol desde cuyas alturas observaba el cielo y sus millares de lucecitas tintineantes, que con sus ojos no alcanzaba a abarcar. Observatorio estelar lo llama él.

Qamar estaba un poquito más allá. Algo tímida, asomándose casi como a regañadientes, en ese cuarto menos mitad en el que una vez al mes se envolvía. Quería que su amigo disfrutara del gran espectáculo estelar, que conjugara sus sueños y viviera alguna bonita aventura entre ellas.

- ¡Lunita! ¡Lunita!  -llamó Ratón al darse cuenta de su presencia.- ¡Ven, no te escondas! ¡Ven!

Qamar vio aquella carita tan tierna que se conmovió.  Sonrió, sintiendo que su soledad era menos cuando él estaba ahí.

Imagen de la red

- No puedo acercarme más, Ratón… pero te veo desde aquí… ¿Ves las estrellas? Están muy bonitas esta noche.
- ¡Tú si qué eres bonita, Lunita mía! Aquí soy feliz. ¿Eres feliz? –Y Qamar tardó en responder.- ¿No eres feliz?
- Sí lo soy, Ratón, pero la felicidad es algo muy relativo y personal. Ahora soy feliz pues te veo pero no soy feliz del todo pues no puedo estar más cerca de ti. Y veo el resto del mundo y veo tantas cosas que podrían ser bonitas y no lo son que me duele y entristece.
- Pero, Qamar, tú no puedes hacer todo. Cada uno tiene que hacer su papel. Yo, ¿ves? Soy un ratón curioso que desde pequeñito he jugado a descubrir el mundo, este universo que me rodea… y esa curiosidad me llevó a conocerte a ti…y, desde ese día, soy mucho más feliz. - Eres muy dulce, Ratón… pero yo soy muy anciana y mis ojos han visto tantas cosas… Este universo mío es tan grande…
- ¡No pienses! ¿Y sabes qué es lo que deseo?
-Dime… ¿qué deseas?
- Solo deseo llegar a viejo… y voy camino de ello. Y al acabar el día, mirarte, verte y decir: ¡Ha merecido la pena! ¿Qué deseabas tú de pequeña, Qamar?
- Yo nunca fui pequeña... pero he visto muchos sueños realizados en otros, sueños que me hubiera gustado tener a mí y, en cierto modo, a través de los demás voy cumpliéndolos. Pero, fíjate, me hubiera gustado ser veterinaria y curar a los bichitos... o  arquitecta y construir casas. En cambio, curo mucho males y produzco locuras... Sé de mil secretos y soy parte de los sueños de muchas personas y, sin darse cuenta, formo parte de sus vidas, de noche y de día.
- Entonces -dijo Ratón-, ¿qué te parece si viajamos por la imaginación? Yo te digo cosas que busco y tú me dices cosas que has visto. Y entre los dos, vemos aquellas que pueden tener más relación.

Desde aquel día, la Luna Qamar y el Ratón viajan por la imaginación buscando y viendo cosas, sueños, imágenes, paisajes,,... y cuando hay una mínima relación entre ellos, salen historias como estas.


"Shiva", ilustración de Heather Elder en la que refleja el ciclo de la vida.

6 comentarios:

  1. La presencia de alguien más, alguien que comparte con nosotros siempre es motivo de felicidad porque la soledad así se hace más lejana en buena compañía.

    Beso dulces Magda y dulce semana.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso! ...cuando se encuentra alguien que trae luz a nuestras vidas, en el que podemos confiar, hay que abrazarlo y no dejarlo ir.

    Besissssssssssss hermosa.

    ResponderEliminar
  3. Cuando se encuentra un compañero de viaje...Las historias se complementan.
    Muy bonito Mag.

    Mil besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Los viajes por la imaginación siempre son más agradables en compañía.

    Besitos ratunos querida lunita Qamar.

    ResponderEliminar
  5. Pero qué preciosísimo lugar, Mag!!! No lo conocíaaa… Lo he visto por el google+!!

    Por aquí me quedo cual ratoncito para ir merodeando por tan bello laberinto ;-)

    Muacksss!!! ♥

    ResponderEliminar
  6. Miles y millones de gracias a tod@s.
    Mi dispersión hace que me pierda entre las nubes pero os quiero.
    Besos, qamarbesis :-)

    ResponderEliminar

Quien escribe en el alma de un niño escribe para siempre.
-Antoine de Saint-Exupéry-
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.