Habitan aquí los nocuentos y las deshistorias en los que Qamar se enreda en tules azules y arrebolados, donde deja volar su fantasía y el credo de su ilusión. Aventuras en letras prendidas sobre un infinito de colores para acercarse a vuestro corazón e iluminar vuestra alma con la maravillosa y curiosa ingenuidad de una niña que late en lo profundo de su ser.

Soy Qamar cuando vuelo en mi carro tirado por mágicos suspiros que se arremolinan tímidos en la luz de vuestra mirada.

Te escribo a ti con agradecimiento ya que has llegado hasta aquí y tu niño o niña interior ha dado un brinco y sonreído, y ha abierto sus alas de verdad descubriendo la sabiduría de su corazón.
Mi yo niña se siente contenta. Y, desde estas letras, te dibujo una caracola a la que puedes subir con toda la ilusión del mundo y viajar por este Universo Azul curioso y onírico, lleno de fantasía y realidad.
Bienvenido, bienvenida a bordo. Disfruta del viaje porque, ya sabes, que soñar es volar.
ɱâğ
[ɱâğade Qaɱar]

15 de marzo de 2021

La flor del espino

Más allá de donde las palabras clamaban rogando al viento, tras la empalizada de madera y alambre de púas, quedaba todo lo que ella ansiaba. No era la libertad, eran los espinos blancos.
El estío estaba llamando a la puerta y alguien había osado romper el pacto: "Esta tierra es libre por siempre". 
Respiró tan hondo que el aire la partía. Tal vez fuera la indignación. Tomó su teléfono e hizo unas cuantas llamadas. Antes del atardecer no quedaba rastro de aquella frontera. A los días, el valle se blanqueó: Los espinos estaban floreciendo y ella, sanadora, cosecharía sus frutos.

(100 palabras)
Pensamientos perdidos / Michael Cheval


Palabra clave: Teléfono
"Escribir Jugando" es un reto mensual de escritura creativa. Lo organiza la escritora Lidia Castro Navas desde su blog y consiste en microrrelatos o poesías con límite de 100 palabras inspirándonos en una carta propuesta y el dado que la acompaña. 

Reto opcional: Que aparezca en la historia algo relacionado con el espino (año de creación, inventor o el propio alambre).



16 comentarios:

  1. Has logrado un tierno relato en tan pocas letras, eso ya es importante y que tenga sentido es mucho más. Una bella imagen la elegida. Un besazo y me encantan estos cortos textos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Campi. Me voy haciendo a ellos pero me cuesta. Rara vez me salen a la primera pero a base de practicar, algo se logra.
      La foto es muy bonita, es cierto, y creo que iba bien a la historia. Ya sabes que me gusta poner aportes de arte.
      Un beso enorme y de nuevo, mil gracias.

      Eliminar
  2. Me encanta. Me ha sorprendido el uso del espino (además del alambre de púas) y el cambio del blanco de la nieve por la del espino blanco, con sus usos medicinales tan apreciados. Como siempre, muy buen trabajo, Maga. Gracias por tu aporte. Te mando un abrazo grande y hasta pronto 😊😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra escuchar eso, Lídia. En realidad es una contraposición positiva. Muchísimas gracias por lo que me dices y a ti por permitirnos la posibilidad de elucubrar .-)
      Un beso enorme y hasta la vista. Cuídate mucho.

      Eliminar
  3. Ohh me encanta! Me gustó mucho esa idea de salvar los espinos! Ni siquiera por la libertad, solo por ellos!
    Qué buen relato! Emocionas!
    Beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los espinos, Luna, no solo son bellos también tienen poderes sanadores. Ya sabes cuánto me gusta esa particularidad y suelo recurrir a ella. Y sí, era la libertad de la naturaleza.
      Muchas gracias por venir un ratito.
      Un beso.

      Eliminar
  4. El espino blanco... me encanta esta flor, por aquí tenemos muchas y ahora con una historia preciosa. Me ha encantado esta fantasía y la imagen es preciosa, mi querida Mag.

    Mil besitos llenos de cariño que te lleguen y muy feliz semana ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti, mi querida Auro. Creo que la imagen os ha gustado a todos. Me congratula.
      Creo que, aunque no sé me da bien esto de los relatos cortos, siempre le pongo esperanza e ilusión. La fantasía ha de ser inherente.
      Un beso muy grande y muy feliz día.

      Eliminar
  5. que Bonito has contrapuesto el espino como cárcel con el espino como libertad.
    Muchos Besosss, Mag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos espinos, Gabi, uno que atrapa y castiga, y el otro que libera y sana. Así es, como dices.
      Más besos para ti y a cuidarse y sonreír.
      Mil gracias.

      Eliminar
  6. Que bonito relato, si se entendiera de que la naturaleza es un patrimonio de todos y no solo de algunos, esa libertad en el mundo sería mayor.

    Beso dulce Mi Estimada Magda y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Mi Estimado Dulce, no nos damos cuenta de que a más castigo hacia la Naturaleza, a más prisión y trabas, más nos estamos autocastigando. Paciencia que ya queda cada día menos. Solo cuando no haya solución intentaremos hallarla.
      Mil gracias por este ratito para mí.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  7. Tanto el relato como las imágenes son magníficas. Me encanta visitarte. Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí, recibirte, Margarita. Siempre.
      Me alegra que te haya gustado la entrada :-9
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hay más flores con espinas que las rosas. Para alegría de la poesía.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho cardo suelto. Esos pinchan igual verdes que secos... y has espinas que ufff, sí, como dices, más que flores en el sentido negativo y en el positivo, más pétalos que iluminan la poesía.
      Un beso enorme.

      Eliminar

Escribir desde el alma del niño que habita dentro nuestro es abrir las alas del adulto que somos.
Gracias por disponer de un ratito y pararte aquí.